Cultura de letrina.

No entraré en detalles, pero me da por recordar que, en mi primer colegio, corrían los años 60 (aunque entonces no me parecía que corrieran) el baño, el wc… -bueno, digámoslo ya: La letrina- contaba con un lujo desacostumbrado que ocurría los lunes y solamente los lunes.

Ese día era el designado de la semana para su limpieza. Junto al agujero maloliente por el que el usuario evacuaba en posición de cuclillas con los pies apoyados en dos pisadas grabadas en el suelo, ensartados en una punta de hierro a su vez clavada en la pared, lucían a modo de papel higiénico unos trozos de hojas de periódico, mal recortados, amarillentos y húmedos.

Ni que decir tiene que el “detalle”, dentro de aquel ambiente, resultaba un toque de refinamiento “alta toilette français” que era tan poco apreciado por la niñería como efímero. Efectivamente, en apenas una hora, la punta de la que colgaban estaba otra vez vacía y en el lugar de los papeles se veía de nuevo la pared desnuda, eso sí, decorada con algunos “frenazos” marrones y algún que otro “Caga tranquilo, caga contento, pero…”. Y así, maloliente, hasta la próxima semana.

No sé los demás, pero para mí era un momento muy apreciado al que siempre buscaba la forma de asistir. Y es que no solo era que diera gusto estar allí, oliendo a lejía, con el paquete de Asperón estratégicamente escondido tras las tuberías de plomo, sino que, como regalo adicional, se engalanaba con la prosa periodística de aquellos recortes. Cultura a cambio de heces. Menudo chollo.

El colegio era un negocio familiar, que ocupaba con todas sus aulas una parte del enorme caserón en el que también vivía el anciano director con toda su familia y los alumnos “internos” del centro. Sin duda, de su rancia biblioteca particular procedían los ejemplares de periódicos de los que se recortaban aquellos “tisúes”. Auténticos documentos de la Historia de España prestando su apreciado último servicio, aunque, eso sí, un poco abrasivo.

Recuerdo que una vez, en aquella hemeroteca improvisada de los lunes, estuve ojeando un diario creo que de 1.925, en Marruecos, un militar, un tal Francisco Franco Bahamonde que había sido recientemente ascendido a coronel, era designado jefe del Tercio. O, que Pablo Neruda publicaba el texto «Imperial del Sur» en el periódico El Mercurio, en Chile. Y todo eso solamente a cambio de hacer de vientre.

Aquellos años -los de la cagada en cuestión y no me refiero a la dictadura- fueron duros y aunque ya existía el papel higiénico “El Elefante” (del que ya os he hablado otras veces) que, aunque duro también, suponía toda una novedad en el mercado, mi colegio apostaba por el reciclaje y pensaba que, aparte de la irritación anal, El Elefante no aportaba nada al Saber.

Pero los tiempos cambian que es una barbaridad. Hoy disponemos de unas confortables tazas en el baño, papel higiénico acolchado, perfumado y decorado, pero sobre todo de algo infinitamente mejor: El móvil.

Con el móvil, mientras hacemos de cuerpo, tenemos acceso casi ilimitado a todos los bancos de información y bases del Conocimiento. Diccionarios, Bibliotecas, Publicaciones de todo el mundo. Por supuesto, también a las ediciones digitales de los periódicos. Y, todo ello, casi gratis. Qué más se puede pedir.

Si a todo esto unimos que ya no se ven recortes de periódico en los servicios, no nos puede extrañar que las ediciones impresas en papel de los diarios tengan los días contados.

Pero yo que soy un nostálgico, no puedo evitar recordar mi colegio. La lejía, el Asperón, los lunes y cómo contribuyó, de una forma u otra, a mi formación. Al fin y al cabo, todavía hay algo que no podemos hacer con el móvil: Limpiarnos el culo.

Extractos de otras Publicaciones:

Hay días que entiendes perfectamente por qué Peter Pan no quería crecer.

…en 100 años no hemos inventado apenas nada nuevo en ese campo. Si acaso la nata desnatada. Continuar leyendo...

Lo peor de la traición es que nunca viene de un enemigo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.