Serendipia de coliflor.

El término serendipia es poco usado en español, más que nada, porque aun no aparece en el diccionario de la RAE. Pero es igual. Me tomo la libertad de utilizarlo, porque quiero y me da la gana.

Serendipity, en el mundo anglosajón, se refiere a un hallazgo afortunado; algo que se encuentra por casualidad, por azar, mientras se buscaba otra cosa. Traducido al román paladino vendría a ser una potra, una churra, una chiripa, una carambola…ya me entendéis.

En el mundo de la ciencia y la técnica son famosas algunas de estas potras. Concretamente, en medicina, la Penicilina o el Viagra son ejemplos de serendipias.

El Teflón, el celuloide, las notas Post-it, el benceno, son inventos obtenidos igualmente por casualidad que, supongo, hicieron exclamar Eureka! a sus descubridores, como hizo Arquímedes desde la bañera y con todo el piso del cuarto de baño perdido de agua, lo cual le dio la idea para enunciar el famoso “Principio” que lleva su nombre. Pura potra también, por cierto.

Si nos ponemos puristas, estaríamos de acuerdo con Umberto Eco para cabreo de los vikingos, en que hasta el mismísimo descubriendo de América fue una serendipia.

Curiosas también son las serendipias literarias, aunque entran más en el terreno de la profecía o el augurio. El exponente máximo sería Julio Verne, pero hay muchas más, por ejemplo, el hundimiento del Titanic y el reciente accidente del vuelo de Germanwings, fueron escritos por novelistas años antes de producirse.

Y, dicho esto, diré que me gusta la coliflor. A pesar de su olor peculiar, es rica en fibra y tiene bajo poder calórico. Mi madre la cocinaba de múltiples maneras. Una de ellas, rebozada y frita me gustaba especialmente, así que hoy decidí que sería formaría parte de mi menú.

Mientras preparaba la masa para el rebozado, cocí la verdura pero, por alguna razón, me pasé en el tiempo de cocción y resultó un casi puré imposible de tratamiento posterior alguno.

No me amilané. Ni corto ni perezoso, en una sartén, hice una bechamel con la masa que había preparado, añadiendo cebolla y jamón; en una fuente dispuse la fofa coliflor, le eché por encima la bechamel y al horno.

Unos minutos después, mientras me comía mi serendipia de coliflor pensé que, desde ese momento, mi nombre quedaba ya para siempre ligado a los de Fleming, Pfizer, Friedrich Kekulé, 3M, Verne, Arquímedes y muchos otros famosos serendípicos.

Diré para terminar que estoy absolutamente de acuerdo con mi colega Louis Pasteur, descubridor por chiripa de la Penicilina, cuando dijo que “En el campo de la investigación el azar no favorece más que a los espíritus preparados”.

Pues eso. Y no lo he dicho yo, lo ha dicho Louis.

Extractos de otras Publicaciones:

…en 100 años no hemos inventado apenas nada nuevo en ese campo. Si acaso la nata desnatada. Continuar leyendo...

Lo peor de la traición es que nunca viene de un enemigo.

El papel vital de ese mequetrefe que da un paso al frente de la muchedumbre, unas veces para linchar y otras para hacer la ola a quién ni le va ni le viene… Continuar leyendo...

Deja un comentario